COMPRAD SIN DINERO

Isaías 55:1-11

Vivimos en una sociedad en la que el mayor interés de las personas se centra en los placeres
que nos ofrece el mundo. Invertimos tiempo, dinero y nuestras energías buscando comodidades para satisfacer
el hambre y la sed espiritual. Pero al no obtener los resultados deseados, nuestra alma se va secando y
repetimos el ciclo buscando lo que creemos puede suplir nuestras necesidades. La única fuente que puede
saciar nuestra sed es Cristo. El único pan que puede darnos vida es Cristo. Y lo hace por su gracia, no tenemos
que pagar y aunque quisiéramos hacerlo, no podríamos, pues el precio es demasiado alto. Él mismo lo pagó
hace más de dos mil años, entregando su vida en una cruz para darnos salvación y vida eterna.

Predicador: Addy Fernández
Descargar PDF

About Administrador