De adentro hacia afuera

Mateo 15: 1-20

Este año, el 2020, se hará famoso en la historia por el año en que hemos aprendido por activa y por pasiva el arte de lavarse las manos. Se ha hecho notoria la importancia de la higiene exterior. Las manos, los brazos, las prendas de vestir, el calzado.
Ahora bien lo que nos daña no es lo físico, lo exterior, lo que viene de afuera, es un asunto espiritual, de adentro.
Muchos están analizando la posibilidad de que tras este tiempo de confinamiento no seamos los mismos, que algo haya cambiado.
Si después de este tiempo buscando al Señor sólo conseguimos aprender a lavarnos las manos y apuntar a aquellos que no se las lavan como nosotros no habremos aprendido las enseñanzas de Jesús. Es  importante cuidar lo que viene de afuera, pero por sobretodas las cosas es importante cuidar el corazón, por que es allí donde nace lo que contamina al hombre.
Sólo podremos volver a la nueva normalidad, solo saldremos mejorados del confinamiento al conocer más profundamente la Palabra de Dios que es la verdadera autoridad y al dejar que Dios alcance nuestro corazón, porque es lo que sale de adentro y no lo que viene de afuera lo que daña al hombre.
Dejemos que el Espíritu Santo de Dios trabajo en nosotros adentro y afuera.
Amén

Predicador: Eduardo Sanz

Descargar PDF

 

About Administrador