Un amor que permanece

Jn.13:1-16

Para amar sin variación, como lo hizo Jesús, es necesario alinear nuestros pensamientos con los suyos, amar siempre a pesar de los errores y servir siempre con amor,
recordando en todo momento que el siervo no es mayor que su Señor. La Iglesia es la representación viva de la gracia de Dios en este mundo, que fluya la gracia entre los hermanos para que luego
podamos contagiar a los que están fuera.

Predicador: Belkys Yrigay

Descargar PDF

About Administrador