El tesoro de la vida

Lucas 8: 43-45

Diversos son los pecados que podemos cometer y las causas que nos llevan a caer en la tentación. Así, por ejemplo: El fracaso de un proyecto produce miedo antes de emprender otro; las malas relaciones con otras personas producen rencor; la búsqueda de provisión produce preocupación y afán; la valoración excesiva que tenemos de nosotros mismos genera vanidad y orgullo. Todos estos sentimientos pueden ser alojados en nuestro corazón, pretendiendo impedir el disfrute de la vida que Dios ha planificado para la humanidad desde el principio de la creación. Y hemos visto que la mejor forma de combatirlos es dándole prioridad a las cosas del Señor (haciendo tesoros en el cielo). Enfocándonos en la práctica de la palabra de Dios y disfrutando de la comunión con Cristo, daremos a conocer el fruto de su Espíritu Santo. Y no hay mejor indicativo de una vida plena y feliz, porque del corazón mana la vida.

Predicador: Addy Fernandez

Descargar PDF

About Administrador