Ese hombre eres tu

2 Samuel 12: 1-14

Había pasado un año, y David había hecho todo lo posible para esconder sus faltas, sus oscuros secretos. Pero está escrito «El que oculta sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y se aparta de ellos alcanzará misericordia.» Proverbios 28: 13.
La restauración que Dios quiere obrar en cada uno, lleva consigo un verdadero arrepentimiento. David debiera haber muerto por su pecado, pero Dios le salvó la vida y perdonó su pecado.
– La verdad es que Dios ya hizo algo en cuanto al pecado de todos los seres humanos. Entregó a Su Hijo Jesucristo para que muriera en la cruz y pagara la pena del pecado.
– Dios nos envió su regalo, su Hijo Jesucristo porque su voluntad es la restauración de nuestras vidas. Hoy es tu momento para recibir este don de Dios y proceder al arrepentimiento.

Predicador: Eduardo Sanz

Descargar PDF

About Administrador