La oración y el lloro

Juan 11: 35

En la oración tiene que estar incluido el lloro. Pero, si te fijas bien, no se trata del llanto quejoso y egoísta por nuestros problemas y necesidades, sino del quebranto por nuestros pecados, el dolor por los que sufren y el gozo por el avance del Reino de Dios. Que nuestras oraciones estén saturadas de este tipo de lágrimas. AMÉN

Predicador: Antonio Camacho

Descargar PDF

About Administrador