La vergüenza del pecador

Génesis 3: 6-10

Ciertamente, al entregar nuestra vida al Señor, somos revestidos con su
perdón; pero todos seguimos expuestos a la tentación y es necesario mantenernos cubiertos
de ese perdón para no andar desnudos permitiendo que se vea nuestra vergüenza
(Apocalipsis 16:15). Así que, cuando pequemos, no intentemos justificar nuestra culpa con
vanas excusas. Si vamos arrepentidos a los pies de Cristo, Él nos dará una nueva oportunidad
para continuar. Porque un día Cristo vendrá a buscar a su iglesia y el deseo del Señor es que
todos nos vayamos con Él. Si creemos esto, jamás seremos avergonzados (Romanos 10:11).
Además, ¿qué mejor honra que la que recibiremos cuando estemos frente al tribunal de Cristo?
(2 Corintios 5:10)

Predicador: Addy Fernandez

Descargar PDF

About Administrador