Todo tiene su tiempo

Eclesiastés 3:1-14

Vivimos en una sociedad en la que nuestras labores nos demandan gran parte del tiempo. Los hijos de Dios convivimos en dos mundos y muchas veces nos cuesta administrar el tiempo de forma correcta. Sumado a esto, nos vemos arropados por la tecnología, la cual, dependiendo de cómo la usemos, puede resultar de beneficio o puede ser un factor añadido para el mal uso nuestro tiempo. Tengamos presente que hemos sido llamados a colaborar con Dios en el servicio de su obra. Esto es urgente porque el mundo necesita a Cristo y mucha gente se está muriendo sin conocerle. Con la ayuda del Espíritu Santo, podemos distribuir el tiempo de forma tal que disfrutemos de la vida sin descuidar nuestro servicio al Señor.

Predicador: Addy Fernandez

Descargar PDF

About Administrador